El presidente de EEUU asegura que "todo el que gane más de 250.000 dólares debería pagar los impuestos que pagaba" con Bill Clinton.